esenfrdeitru

III CONFERENCIA MUNDIAL DE LA PAZ Y DE LA LUZ

18, 19 y 20 de Agosto 2017 - Hotel Catalonia, Santo Domingo - República Dominicana

Juan Álvarez Vargas

Destacado médico latinoamericano. A los 10 años de edad,  tras la muerte de un coetáneo,  declara que será  “buscador y expositor de los misterios de la vida; Medico y Embajador de la Paz”. A partir de entonces, por su peculiar forma de comunicación, es reconocido es su entorno familiar como un “filósofo natural de la existencia”. Desde 1996 se ha desempeñado como  director y gerente hospitalario en centros estatales.

 

Investigador reconocido sobre la Fuente de la energía universal, el fluir equilibrado: clave de la sanidad interior y los bloqueos y manifestaciones.

Su programa tiene como objetivo la reiluminación y distribución de la luz interior, el reconocimiento de las energías emocionales oscuras atrapadas para liberarnos, la comprensión de los mecanismos por lo que las actitudes sentimentales nos enferman y el descubrimiento de la responsabilidad personal en los desequilibrios para restablecer el fluir universal.

Su Compromiso: Ser Guardián de Sanidad 

Su Meta: estar siempre alerta y sensible, vigilando y preservando el equilibrio emocional integral interior apoyado en Valores éticos tales como el respeto,  la responsabilidad y el sentido de la armonía.

 

Su pretensión: lograr que los asistentes aumente sus expectativas para lograr la sanidad emocional interior y de cara a los terapeutas: aprender a asumir la responsabilidad de orientar las actitudes y actuaciones en base a la conciencia, para respuesta apropiada ante las energías emocionales.

 

PONENCIA MAGISTRAL

Bases Espirituales de la Sanidad  y la Patología

 

RESUMEN

 

El Alma administra el flujo energético procedente del Espíritu y lo transmite hacia los cuerpos perecederos. El cuerpo etéreo capta la  energía y la distribuye a través de la red de sustancia etérea, como formas sutiles de electricidad y sonido, al cuerpo físico. A través del cuerpo emocional, a su vez, fluyen energías emocionales, que al densificarse y ser retenidas en la conciencia, generan bloqueos, fluctuaciones y desequilibrios emocionales que lo convierten en asiento de las causas de enfermedad. Son estos cuerpos perecederos los que generas, sienten, sufren y transmiten energías densificadas como opacidades y manchas  que se manifiestan en el cuerpo físico afectando la sanidad.

 

La clave de la sanidad interior es el fluir energético emocional equilibrado integral. Las energías emocionales densas y oscuras retenidas, generadas por nuestra actitud sentimental nos enferman, por lo que se impone la necesidad de permanecer,  aquí y ahora, alerta, sensible y vigilante del equilibrio emocional interior para al efecto reorientar las actitudes y actuaciones, apoyándonos en la voluntad, en valores éticos y el sentido de armonía.

 

Somos los responsables del manejo dado a nuestro potencial creativo. Conformamos la vida según nuestros deseos y cada vez que actuamos nos redefinimos. La sanidad está determinada por nuestra actitud que conduce o al caos o a la armonía. Es nuestro reto desaprender y aprender a vivir con responsabilidad, respeto y positividad, para  disfrutar  el equilibrio y el bienestar de la vida.